SOPORTES PARA FOTOGRAFÍA DE ACCIÓN

Blog

SOPORTES PARA FOTOGRAFÍA DE ACCIÓN

La fotografía de acción, en mi caso de fauna en movimiento, tiene ciertas particularidades y requiere de técnicas y materiales específicos que difieren por completo de otras especialidades, como la fotografía paisajística. El uso de potentes teleobjetivos todavía complica un poco más las tomas fotográficas de animales salvajes. Incluso aunque nuestro sujeto esté estático, trabajar con estas gigantescas lentes requiere del uso de soportes especializados. Mientras en fotografía paisajística nos interesa un trípode y una rótula que minimicen cualquier vibración y movimiento y nos den estabilidad, trabajando con sujetos en acción los soportes deben cumplir otros preceptos.

Hagamos un ejercicio de imaginación: mi superteleobjetivo Nikon 600mm f4 pesa 3’8 kilogramos. Si además le añado –tal y como es habitual- el teleconvertidor TC14EIII, que pesa 200 gramos más, y el cuerpo de cámara de mi Nikon D4, nos vamos a un total de 5’200 kilogramos. Pocos fotógrafos habrá capaces de caminar por escenarios montañosos durante horas buscando al esquivo sujeto y tras avistarlo, soportar un peso mayor que el de una garrafa de agua de 5 litros, apuntar y disparar sin que le tiemble en absoluto el pulso. Por lo menos yo no soy uno de ellos. Otra situación muy habitual es estar escondido durante horas y que nuestro sujeto se sitúe en el campo de visión de nuestra cámara a última hora del día, sin casi luz natural y moviéndose: cualquier vibración producida por nuestra falta de pulso dará como resultado imágenes trepidadas y sin definición alguna.

 

Nortern white rhino, Oj Pejeta Conservancy, central Kenya.

 

Por todo lo expuesto se hacen imprescindible soportes que nos permitan descargar todo el peso de nuestras cámaras y teleobjetivos, pero sin perder un ápice de movilidad.

Se me ocurren tres tipos diferentes de soportes para tres situaciones distintas. Los tres tipos de soportes son complementarios y escogeremos uno u otro en función de la situación en la que vamos a trabajar.

 

Rótulas gimbal: sujetos en movimiento y fotógrafo estático

Las rótulas gimbal se combinan con un trípode y son perfectamente útiles cuando el fotógrafo puede estar estático, pero los sujetos se mueven más o menos rápidamente. La fotografía de buitres en vuelo desde un escondite o la fotografía de aves marinas desde lo alto de un acantilado son buenos ejemplos de esta situación. La principal característica de estas rótulas es que permiten una amplia y rapidísima movilidad en todas direcciones y movimientos de cámara ilimitados (basculante vertical, de rotación y basculante horizontal). En realidad se asemeja bastante al soporte de una ametralladora, y no es que haya visto nunca ninguna ni me guste demasiado el ejemplo bélico, pero es muy ilustrativo.

 

Nortern white rhino, Oj Pejeta Conservancy, central Kenya.

 

Durante años utilicé con gran satisfacción una de las primeras rótulas de este tipo que apareció en el mercado: la Manfrotto 393. De construcción rudimentaria y pesada (casi 2 kg), era incómoda de trasportar y encajar en el equipaje, pero cumplía perfectamente su misión.

Actualmente trabajo con la Gimbal GH2 de BENRO. Se trata de una buena rótula, con unos acabados de gran calidad y una movilidad perfecta. Ocupa menos que la Manfrotto, ya que a diferencia de ésta, la Benro es asimétrica y está construida en un solo brazo. Tal vez por eso, además, pesa 300 gramos menos. Soporta hasta 23 kilos de peso y aunque puede utilizarse en combinación con un monopie, es mucho más práctica y adecuada utilizada en un trípode estático.

 

Una de las grandes ventajas de esta rótula (y que echaba mucho de menos con el sistema Manfrotto), es que el plato que utiliza para fijar la cámara es del tipo universal Arca-swiss QR, igual que la mayoría de rótulas para trípodes y las rótulas para monopies de Benro, con lo cual puedo intercambiar su uso sin tener que cargar e intercambiar diferentes tipos de platos de fijación. Según mi modesta opinión, este es uno de los grandes aciertos del sistema Benro.

 

Monopie: sujeto y fotógrafo en movimiento

Cuando el dedicar 5 segundos a tratar de desplegar las patas del trípode y plantarlas de forma estable pueden hacernos perder una fotografía única –muy habitual con fauna esquiva- es el momento ideal para sacar nuestro monopie. Este soporte no necesita una superficie grande ni plana para apoyarse, por eso es ideal para utilizarlo de forma rápida. Otra de las situaciones en las que el monopie es el soporte más adecuado es cuando trabajamos en el interior de bosques o selvas, donde la vegetación es densa y enmarañada. Además, con ciertos animales como los los lémures, que no paran de saltar de árbol en árbol, el fotógrafo también necesita movilidad continua para encontrar la situación y punto de vista ideal. Intentar trabajar con un trípode en estas situaciones es poco menos que una pesadilla.

En la actualidad trabajo con un monopie intermedio, suficiente como para soportar tanto mi 600mm f4 como el versátil 200-400mm f4. El modelo que utilizo es el BENRO A38T, con pata de cuatro secciones telescópicas, una cómoda altura de 1’6 metros y un peso de apenas 650 gramos. Soporta hasta 18 kilogramos, más que suficiente para mi equipo.

Es muy aconsejable utilizar una rótula en el monopie, ya que si no los movimientos de basculación vertical serían muy incomodos o imposibles. A pesar de que una rótula de bola estándar puede servir perfectamente, para evitar movimientos accidentales y basculaciones que pueden provocar la caída de la cámara es mucho más aconsejable una rótula específica para monopie, que solo bascula en una dirección. Yo utilizo la BENRO DJ90, que también utiliza platos estándar de la serie QR.

 

 

 

Algunos trípodes Benro de las series Angel y Flat permiten que una de sus patas sea desencajada de la estructura principal y sea utilizada como monopie.

 

 

 

 

 

Nortern white rhino, Oj Pejeta Conservancy, central Kenya.

 

Beanbag: fotógrafo estático y con poco espacio de trabajo

El beanbag es en realidad un pequeño saco que rellenamos de arena, alubias o arroz. De hecho su nombre significa, literalmente, saco de alubias en inglés. Se utiliza sobre todo para tomar fotografías desde la ventana o el techo de un vehículo, cuando apoyamos la cámara y los teleobjetivos en la estructura metálica del mismo. De ese modo tenemos toda la estabilidad necesaria sin la necesidad de desplegar trípodes o monopies en el pequeño habitáculo del vehículo.

Este tipo de soporte se utiliza mucho durante los safaris africanos, ya que la mayoría de las imágenes se toman desde el vehículo. Cuando tenemos espacio suficiente en el habitáculo y además prevemos largas esperas de tiempo, en la propia ventana o en el mismo techo podemos montar un pequeño brazo articulado o plataforma a la que podemos adaptar una rótula Gimbal de las descritas anteriormente.

Todo un abanico de soportes de entre los que podremos escoger el que mejor se adapte a nuestras circunstancias.

 



Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar